Botones

jueves, 27 de agosto de 2015

Carta abierta #1



De: Winter Mary
Para: Anilla
Asunto: Sobre traducciones literarias y otros males necesarios




Hola Ani,
             
      ¿Cómo has estado? Espero que bien. Quiero que sepas que me he estado interiorizando un poco en el tema y he descubierto que estás estrechamente relacionada a los idiomas, en particular al inglés. Entonces, ¿a quién más podía escribirle hablando sobre un tema tan recurrido a la hora de iniciar un buen debate y que es, además, generador de infinitas opiniones en el ambiente literario y cultural.

        A todo lector le gusta disfrutar de un buen libro, y lo considero una verdad universal. Y hablando de verdades, ¿alguna vez nos tomamos un minuto, cuando empezamos una nueva lectura, para pensar si lo que estamos a punto de leer es real, verdadero? No me malinterpretes Ani, por supuesto que no me refiero a la historia en sí, a menos que leamos una biografía o algún otro tipo de non fiction, seguramente tenemos una buena porción de imaginación, de ficción. Lo que intento decir, es si analizamos de qué pluma proviene toda esa magia. Cuando leemos "El océano al final del camino" ¿es cierto que está escrito por Neil Gaiman? Claro que no, el no pudo escribir eso, el escribió The ocean at the end of the lane. Si bien es una traducción, éstas no siempre suelen ser literales. Son equivalencias con sentido para nuestra cultura. Mismo autor, diferente ejemplo. Gaiman escribió un hermoso libro de cuentos infantiles llamado M for Magic. Lo único que encontré en las librerías del país fue "Cementerio sin lápidas y otras historias negras". ¿Ves? Eso no salió de la pluma de Gaiman, sino de la del traductor de turno. Entonces, cuando leemos un libro que originalmente fue escrito en otro idioma diferente a nuestra lengua materna ¿leemos al autor o al traductor? ¿a quién atribuimos el mérito? 

        Quisiera creer que en la mayoría de los casos a los traductores no se les cae una idea ni poniéndolos patas para arriba, en caso contrario se dedicarían a publicar sus propias libros ¿no te parece?. Aún así, tampoco es en su totalidad una obra del autor, ya que al pasar por todo ese proceso el libro fue adquiriendo una carga cultural nueva que le permite al lector entender las verdaderas intenciones del autor. Con ese razonamiento, al leer una obra traducida, siento cierto vacío literario. No es que menosprecie el trabajo de los traductores, que muchas veces es extraordinario y lo más transparente posible. Sino que me siento decepcionada por no estar leyendo la tinta original, ésa que salió del mismísimo tintero de Austen, Dickens, Tolkien o Rowling. Y la primera vez que fui consciente de eso fue inevitable el cambio.

        Cuando la curiosidad por leer a mis autores favoritos en su idioma original se despertó en mí, no dude un minuto en comenzar clases de inglés, deseo impulsado también por mi ferviente admiración de la cultura británica (¿Té? ¿Lluvia? ¿Quidditch? Take me to London!). Al año ya pude empezar a leer algunas novelas con un inglés muy básico. Hoy en día mi entendimiento del idioma es mucho mayor y puedo leer una catálogo mucho más amplio. Excepto clásicos (a pain in the ass). Igualmente, la satisfacción de leer un libro en inglés, considerándolo como su idioma original, es inmensa. Pero no todo lector está dispuesto a realizar éste esfuerzo extra como lo hice yo. Y volvemos a comenzar el circulo vicioso con la aparición del traductor fantasma, que hace posible el acercamiento a otras culturas, subjetivo, modificado por su conocimiento y experiencia, pero acercamiento en fin.

       Es un tema mucho más amplio para discutir, lo sé. Mi intención es escribir una carta, no un ensayo, así que lo dejo acá. ¿Qué opinás Ani? ¿Es mejor que nos llegue la palabra del autor tal cual la emitió, sin filtro alguno, pero que la capte una minoría, o que llegue un poco tergiversada, pero con el equivalente cultural justo para que la gran mayoría puede ser capaz de entenderla?

       Espero pronto noticias tuyas.¡Que tengas una muy linda semana!

Un abrazo,

                                               Mary





Esta fue la primer Carta abierta de la nueva iniciativa en la que participo. Pueden encontrar más información haciendo click por aquí. No olviden que todos pueden participar dejando sus comentarios sobre el tema tanto en mi blog como en el de Anilla una vez que publique su respuesta a la carta. Si les interesa recibir una carta  como ésta o sugerir temas para debatir no duden en hacermelo saber. ¡Un abrazo, bookworms!



9 comentarios:

  1. Oooooh. Que buen debate.. particularmente no leo en inglés porque no me termino de animar. Siento que tengo un conocimiento muy básico en el idioma como para animarme a leer todo un libro. Peeero hice un par de excepciones con libros que no podía esperar a que salieran sus traducciones y los leí en inglés. Uno lo leí fácilmente ya que era contemporáneo y entendía casi todo debido a tantas series que veo pero el otro al ser de fantasía fue bastante más denso. Es algo agotador leer todo un libro en inglés cuando no estás acostumbrada así que para mi paz interior leo en español. Pero ahora me haces sentir culpable(? ya que no estoy leyendo lo que en verdad escribió el autor. Y es verdad que hay traducciones horribles y títulos totalmente incoherentes.. y si, lamentablemente se pierde la magia. ¿Por qué todos hablamos distintos idiomas? El mundo sería más facil si todos supieramos inglés perfectamente. Me diste un poco de ganas de intentar leer más en inglés. Con práctica seguro se me facilita.
    Me gustó mucho la sección y quiero ver la respuesta de Ani.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anto! Gracias por participar. Leer en inglés no es fácil, pero es una habilidad que solo se adquiere con práctica. Y ahí concuerdo con vos, lo mejor es empezar con contemporáneos, que es lo que más leo en inglés. Por otro lado, como bien decís, el deseo de leer un libro que no ha sido traducido al español te limita a leerlo en su idioma original, lo cual puede ser muy bueno.
      Con respecto al idioma y el por qué no tomo el mundo habla un único lenguaje, es un tema bastante interesante. Una vez se debatió eso mismo en mi clase de inglés, y se llegó a la conclusión de qué es parte de lo que llamamos diversidad, lo que nos hace diferentes y permite a cada país tener su propia cultura. Una especie de marca personal, diría. Si todos habláramos el mismo idioma sería mucho menos lo que nos quedaría por descubrir. Sería más fácil acceder a esas otras culturas, pero ya no sería tan divertido. Es mi punto de vista, claro.

      ¡Ahora esperemos la carta de Ani!

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Hola!!!
    Que buen tema para empezar esta sección.
    La verdad es que tu carta me causó muchas dudas existenciales y me dejó pensando un buen rato.
    Considero que hablo un nivel un poco más alto que el promedio, sin embargo solo me he animado a leer un libro en inglés (el cual fue realmente sencillo), sin embargo me encantaría poder leer todos los libros en su idioma original (de hecho estoy tratando de aprender un poco de alemán, el cual admito que es más difícil que el inglés).
    Ahora bien, ¿realmente leemos al autor o al traductor? Que pregunta tan más difícil.
    En mi opinión, diría que leemos al autor en ojos del traductor, me explico: cuando un traductor hace su trabajo, uno de sus objetivos es conservar lo más que se pueda la pluma del autor, sin embargo siempre hay diferencias culturales y lingüísticas que hacen de esto algo un poco complicado, por lo que el traductor tiene que adaptar las palabras del autor para que sean comprensibles en el país donde se publicará la traducción, lo que quiero decir con esto es que lo que nos llega a nuestras manos es el libro de x autor adaptado para que sea entendible, por lo que se mezcla un poco la pluma del traductor pero en realidad se sigue conservando la escancia del autor.
    Espero haberme explicado bien y no haber divagado demasiado.
    Me encantó tu carta, espero que te vaya genial en la iniciativa (y espera pronto una carta mía).

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa, quise decir la esencia del autor jaja.

      Eliminar
    2. Hace un par de años, cuando empecé a plantearme esto, mis compras en la librería local disminuyeron muchísimo, sólo compraba autores que escribieran originalmente en español, o clásicos en general. El resto, a decir contemporáneos y young adult, los compraba por internet, y en inglés, por supuesto. Era consciente de que podía leerlos tranquilamente en inglés, entonces no tenia necesidad de que alguien los tradujera para mí. Me volví un poquito obsesiva, y quería comprar lo más que pudiera en inglés, pero también descubrí que era inútil comprar algo de Murakami en inglés, por ejemplo. Él escribe en japonés, por lo que da lo mismo si lo leo en inglés o español, no deja de ser una traducción. Y así me pasó con otros autores que escribían en francés, alemán, ruso... Así mis compras en español se incrementaron nuevamente.

      Con respecto al otro tema, te explicaste muy bien, es exactamente eso, leer al autor a través de los ojos del traductor, de modo que aunque se intente, la objetividad no existe en su totalidad, debido a las barreras culturales. Eso explica, por ejemplo, que algunos chistes formulados por el autor, originalmente en inglés, debe cambiarse completamente para que tenga sentido para el lector del otro lado del mundo. Por un lado perdemos parte del discurso del autor, pero pensemos que sin la traducción, al no saber idiomas, nos estaríamos perdiendo el discurso completo. Al fin de cuentas es una cuestión de perspectiva, es elegir ver el vaso medio lleno o medio vacío.

      ¡Muchas gracias por participar del debate!

      Espero ansiosa la carta, espera pronto una mía.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. ¡Hola, Mary!
    Qué tema complicado, ¿no?
    Concuerdo en el hecho de que cuando leemos una obra traducida muchas veces no estamos leyendo lo que el autor escribió sino la interpretación del traductor. En muchos casos, esa traducción es PÉSIMA, y te hace sentir estafado y muy mal, ya que no se respeto para nada al autor, en otras ocasiones, las traducciones son excelentes. Creo que depende del nivel de compromiso y profesionalismo del traductor y la editorial a cargo.
    Cuando compro un libro en español, suelo evaluar antes la editorial y al traductor, pero bueno a veces tomo malas decisiones, jaja.
    Comprar libros en su idioma original suele ser algo complicado, pero bueno... cuando voy a la FIL de Buenos Aires trato de comprar varios en ingles, y estoy evaluando arriesgarme con Book Depository.

    A veces pienso que cuando un traductor mete la pata con un libro, es porque quizá no se tomo el tiempo para leerlo, entenderlo y disfrutarlo, y solo hizo su trabajo, sin entender al autor y el contexto de la obra.

    Hace poco salieron a la venta las nuevas ediciones de Harry Potter, con unas tapas hermosas, pero lo mejor de todo es que son ediciones revisadas. La editorial a cargo, no recuerdo si era Salamandra, u otra, puso una nota diciendo que estaba revisada la edición y que de hecho habían hecho la distinción entre lechuzas, búhos y no sé qué mas como estaba en el idioma original del libro. Me pareció un detalle genial.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Creo que a veces resulta frustrante intentar conseguir libros en inglés, más en nuestro país, con todas las restricciones aduaneras, y eso aún teniendo en cuenta que todo lo literario resulta una excepción a toda esa problemática. Hace unos 40 días pedí un libro a Book Depository y acá sigo esperando... se suponía que el envío demoraba entre 15 y 20 días, pero démosle una chance más porque ARGENTINA, y además porque vivo en el interior.

      Con respecto a las traducciones, tocaste un punto interesante, que tiene que ver con las editoriales y la calidad de las traducciones. Ése es un factor que influye en el precio de los libros. A veces tenemos en frente el mismo libro en dos ediciones diferentes cuyos precios también difieren entre sí. Y ahí depende de nosotros si decidimos "invertir" en la lectura, o ahorrarnos un par de monedas.

      ¡Gracias por participar Male! ¡Un beso!

      P.D.: Ese dato de HP me hace querer abrazar las nuevas ediciones, aunque no sé si éste en condiciones de adquirirla. Ya tengo los hardback clásicos de Bloomsbury que me salieron un ojo de la cara en Kel, y los atesoro fuertemente♥

      Eliminar
  4. Me encantó! Y es algo que vengo reflexionando hace bastante... más cuando me atrevo a decir (en reseñas) que me gusta la pluma de un autor, y el libro está traducido. Cuando pueda acomodar mis ideas respondo como es debido esta carta ♥
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero con ansias tu carta! (Todos esperamos esa carta jaja)

      Un beso Ani.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...