Botones

sábado, 1 de agosto de 2015

Reseña: Landline (Rainbow Rowell)




Georgie McCool sabe que su matrimonio está en problemas. Que ha estado en problemas durante mucho tiempo. Ella todavía ama a su esposo, Neal, y Neal todavía la ama, profundamente, pero eso casi parece no importar ahora.
Quizás nunca importó.
Dos días antes de que fueran a visitar a la familia de Neal en Omaha por Navidad, Georgie le dice a Neal que no puede ir. Ella es una guionista para televisión, y algo ha surgido con su serie; tiene que quedarse en Los Angeles. Sabe que Neal estará enojado con ella —Neal siempre está un poco enojado con Georgie— pero ella no cuenta con que él tome a las niñas y se vaya sin ella.
Cuando su esposo y las niñas se van al aeropuerto, Georgie se pregunta si finalmente lo ha hecho. Si ha arruinado todo.
Esa noche, Georgie descubre una manera de comunicarse con Neal en el pasado. No es una forma de viaje en el tiempo, no exactamente, pero siente que se le ha dado una oportunidad de arreglar su matrimonio antes de que empiece...
¿Es eso lo que se supone que haga?
¿O Georgie y Neal estarán mejor si su matrimonio jamás se lleva a cabo?



Landline no es el primer libro que leo de Rainbow Rowell. Podríamos decir que es el tercero. Por si no conocen a la autora, quiero contarles que ya ha escrito cuatro libros y un quinto viene en camino (será publicado en octubre). Dos de sus libros son del género Young Adult (Eleanor & Park, Fangirl) y los dos restantes (Attachments, Landline) se consideran literatura para adultos, que más bien los consideraría una especie de New Adult, salvo por las edades de los personajes. 



Llegó a mis manos hace medio año atrás y desde ese momento permaneció en mi biblioteca. Hace unas semanas atrás lo incluí en mi lista de lectura para el invierno y finalmente decidí leerlo para el book club Choose a book que patrocina Celeste, de The Bookish Girl. La consigna del mes era leer un libro en inglés y no dude en escogerlo.



Landline es un libro en el cual encontré sólo una parte de lo que esperaba de él. El estilo tan fresco y juvenil de Rowell se mantiene intacto, así como el humor y la personalidad tan particular de los personajes.



Por un lado tenemos a Georgie McCool, la protagonista. Trabaja como guionista de televisión y está casada con Neal, con quién tiene dos hermosas hijas: Alice y Noomi. Sí, esa es la Georgie que todo el mundo puede ver, pero por el otro lado existe una versión interior de ella que está todo el tiempo analizando todo: personas, situaciones, conversaciones, gestos. Y de forma obsesiva. Ella cree que está haciendo las cosas bien. Pero ahí viene el problema. La familia tiene planeado volar hasta Omaha para Navidad y visitar a la madre de Neal. El viaje se frustra, pero sólo para Georgie, ya que decide sacrificar el tiempo con su familia para quedarse a terminar el guión de un trabajo de último momento, pero que supone para ella, un gran sueño a punto de convertirse en realidad.



Con el pasar de las páginas vamos descubriendo que esto no representa en realidad un gran reto para ella, ya que es la actitud que siempre ha tenido hacia su familia. Dejarla en segundo plano. Poner a su trabajo como prioridad. Entonces el no ir a Omaha con ellos significa un quiebre en su relación con Neal. La gota que rebalsa el vaso. Llamadas telefónicas que la redirigen al buzón de voz. Mensajes del buzón de voz que no van a ninguna parte.



Neal, Neal, Neal.



Toda esta situación hace reaccionar a Georgie, que comienza a tomar consciencia de lo que está perdiendo y trata de arreglarlo. En su antigua habitación, en casa de su madre, descubre que las llamadas que realiza desde un teléfono bastante viejo y amarillo (el teléfono de la portada) redirige sus llamadas al pasado, y así termina comunicándose con un Neal quince años más joven, el mismo que era poco antes de pedirle matrimonio. Ahí es cuando Georgie cree que modificando cosas del pasado, puede arreglar el presente. Una suerte de Marty McFly, quién más bien debía arreglar el pasado para no modificar el presente.


Rowell se anima a integrar a su relato realista la fantasía. El maldito teléfono mágico. Desde el punto de vista fantástico lo sentí como algo muy azaroso, sin una buena base de credibilidad. Pero desde el punto de vista metafórico, creo que es realmente muy original. Es el cable a tierra entre el enorme torbellino de pensamientos y sentimientos de Georgie y toda la situación actual a la que debe enfrentarse. Es el intermediario, quien se encarga de equilibrar lo real y lo irreal en su vida. Su falta de compromiso y madurez se hacen realmente muy evidentes al ver cómo deja en manos del azar una situación tan delicada, pretendiendo que las cosas se arreglen por arte de magia. 



Hablemos un poco sobre los personajes. Georgie McCool es detestable. Sepan disculpar mi honestidad. Es una mujer adulta (y bastante adulta) que le falta madurar. Actúa como una adolescente. Hasta su hermana menor, de dieciocho años es más madura que ella. Cuida de ella. Está para ella, siempre. Y Georgie sigue actuando con esa actitud tan despreocupada hacia quienes deberían realmente importarle. Lo más chocante de todo es la actitud hacia sus hijas. Alice y Noomi son los seres más dulces que pueden existir. Y ella tan meh. Es una persona muy frívola con sus propias hijas. No por maldad, pero por su incapacidad de ver el mundo real, de considerarse madre y esposa. 

Neal también es un poco chocante. Con Georgie. Y lo comprendo y le doy la razón. Está cansado de tener que llevar el peso del mundo sobre sus hombros. El mundo que Georgie decide ignorar. El mundo que ellos dos crearon. La familia.


Logré una conexión más sincera con los personajes secundarios que con los protagonistas. Mi favorita fue Heather, la hermana menor de Georgie. Su personalidad me gustó mucho, y más aún cierto aspecto que no quiero spoilear, pero que me pareció un detalle muy dulce de Rowell. También Seth, quien juega un papel decisivo en la historia amorosa entre Georgie y Neal.


No es la típica novela rosa que nos muestra un personaje tratando de encontrar el amor de su vida, o luchando por obtener el afecto de la persona amada, sino que nos ofrece una historia que nos cuenta el después. Pone a prueba el "...y vivieron por siempre felices" y nos muestra la realidad de un matrimonio promedio. 


A modo de conclusión: pude ver claramente la escritura de Rowell, hasta en el más mínimo detalle, tanto en sus alusiones a Harry Potter, Doctor Who o El mago de Oz como en el realismo con el que trabaja a sus personajes, haciéndolos tan próximos a nosotros (recuerden a Georgie saliendo a comprar un corpiño de emergencia debido al estado deplorable que tenía el único que tenía en casa de su madre). Por otro lado mis expectativas hacia este libro considerado como "literatura para adultos" eran muy altas, por lo que terminé decepcionándome un poco con las idas y vueltas del relato y las llamadas telefónicas que a veces parecían mero relleno que no nos llevaban a ningún lado, creando una analogía con la extensa e insoportable indecisión de Georgie para hacerse cargo de su vida. 

A fin de cuentas lo disfruté bastante, aunque hubiera sido una buena lectura de Navidad. Así que si están pensando en libros rojos y verdes, y en renos y elfos, recomiendo mucho Landline.



"Do you think that everything is already decided? Already written. Is the future just sitting there waiting for us to get to it?"

"I don't believe in destiny", he said, "if that's what you mean. Or predestination."

"Why not?"

"There's no accountability in it. I mean, if everything is already set in stone, why try? I prefer to think that we're choosing in every moment what happens next. That we choose our own paths."




VALORACIÓN






3 comentarios:

  1. Hola Mary ^^ Coincido con vos con lo que pensás de Georgie. Tiene actitudes inmaduras, o mejor dicho, que no son compatibles con su edad o con el hecho de tener una familia. Por momentos es súper egoísta, está todo bien con que quiera realizar su sueño, y ponele que esté todo bien con que no viaje, pero había momentos en los que ni siquiera se acordaba de hablar con las hijas. No sé, eso me pareció raro. De todas maneras me gustó, no había leído ningún libro sobre una pareja casada normal. Y como dijiste, a Rowell sólo le importa el realismo, por eso tiró el teléfono en la trama y no lo explicó :P Coincidiremos en la elección de este mes? Jajaja. Beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Este también es el tercer libro que leo de esta autora, y la verdad es que me gusto mucho, muy diferente a los dos primeros. Este tiene algo diferente, no sé si es la escritura, o la trama, pero me atrapo completamente y me pareción muy original.
    Tengo ganas de conseguir attachments

    ResponderEliminar
  3. Apenas estan empezando a llegar sus libros mexico y veo que a todos les gustan

    Me ha gustado mucho tu blog ya te sigo
    te dejo el link del mio por si gustas pasarte
    http://elvuelodelagula.blogspot.mx/
    Saludos desde Mexico!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...