Botones

jueves, 10 de septiembre de 2015

Carta abierta #2



De: We are in winterland
Para: Argonauta perdido en el tiempo
Re: ¿Libros o reliquias?


Querido Alberto:

               ¿Cómo estás? Yo bien, aunque con algunos altibajos en mi salud... han habido tiempos mejores, pero no hay nada de qué preocuparse. Espero que logres organizar todos tus asuntos escolares. Ya que lo preguntas, mi tiempo de estudiante pasó hace algún tiempo. Me recibí de la Tecnicatura en Post producción de cine y tv hace unos tres años. Y ya que nos hemos puesto al día con nuestras vidas es hora de hablar de libros.

               Hay libros... y libros. Así como personas. Y dicen que las cosas se parecen a sus dueños. El estado de un libro habla mucho de la personalidad de quien lo posee. Así como cada libro es un universo diferente, cada lector también lo es. ¡Y vaya si somos diferentes!. En mi caso particular soy de esas personas obsesivas que les molesta hasta las huellas digitales grasosas que quedan en las portadas. Me pongo como loca si un libro se me cae al piso, se raspa, si doblo accidentalmente una hoja o si le cae líquido encima. Pero como ya dije, soy obsesiva, no perfecta. Los libros se me caen, se arrugan, los lomos se agrietan y más de una vez me sorprendió la lluvia con un libro en la mano. 

               Siempre que pueda voy a cuidar de ellos. Son mi tesoro personal. Son como horrocruxes, ¿me entiendes?, me es imposible no dejar un pedacito de mi alma en cada lectura. Y así es como me gusta lucirlos en mi biblioteca, lo mejor cuidados posibles. Pero claro, los trato como trataría cualquier otra cosa que me pertenezca: mi ropa, mis tazas, mis cuadernos... y un poquito más. 

               "Muéstrame tus libros y te diré cómo eres". Creo con eso resumir mi opinión en el tema. El trato es cuestión de la personalidad del dueño. Y no veo nada malo en aquellas situaciones en que el lector los escribe, los subraya o no tiene nada con que señalar y dobla la punta de la página en la cual quedó su lectura. Tampoco veo el mal en aquellas personas que guardan sus libros en bolsitas especiales para que no se les raye con nada dentro de la mochila (ésa soy yo, con mi bolsa del Marauder's map haha) o en lugar de remarcar o subrayar una frase que les gusta usan divertidos y coloridos post its. 

Es todo cuestión de perspectiva. Es todo cuestión de personalidad.

Cariños,

Mary


P.D.: Ojalá tuviera la habilidad de comer y leer al mismo tiempo. Mis manos no son tan hábiles como para sostener una un libro y la otra algo de comida. En otra vida supongo...



Ésta ha sido la segunda carta de la Iniciativa Carta abierta. Pueden obtener más información haciendo click aquí.




4 comentarios:

  1. Yo soy como tu, trato mis libros como si fueran horrocruxes jajajaja, soy muy obsesiva y no me gusta que tengan ningún desperfecto los cuido creo más que a mi misma, aún sigo sin entender a aquellos que doblan las páginas o escriben en los libros, pero bueno cada lector es diferente unos tienen sus manías, otros no...hay que aceptarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas... y es feo encontrar en la librería un libro que buscabas hace mucho, que es muy difícil de conseguir y no está en óptimas condiciones... arrgh es estar entre la espada y la pared.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Hola!!!
    Buenísima respuesta.
    Es verdad, cada quien sus gustos y que haga lo que quiera con sus libros, pero sigo sin entender por qué no les gusta rayar un libro, es hermoso.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Mis libros también son horrocruxes jaja, me encanto eso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...