Botones

domingo, 20 de septiembre de 2015

Reseña: El lector (Bernhard Schlink)




Michael Berg tiene quince años. Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer acude en su ayuda. La mujer se llama Hanna y tiene treinta y seis años. Unas semanas después, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores. Éste será el principio de una relación erótica en la que, antes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens... El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro. Siete años después, Michael, estudiante de Derecho, acude al juicio contra cinco mujeres acusadas de criminales de guerra nazis y de ser las responsables de la muerte de varias personas en el campo de concentración del que eran guardianas. Una de las acusadas es Hanna. Y Michael se debate entre los gratos recuerdos y la sed de justicia, trata de comprender qué llevó a Hanna a cometer esas atrocidades, trata de descubrir quién es en realidad la mujer a la que amó... 



"Hoy en día hay tantos libros y películas sobre el tema, que el mundo de los campos de exterminio forma ya parte del imaginario colectivo que complemente el mundo real"


Hace poco tuve la suerte de leer Wakolda, de Lucía Puenzo, el cual muestra un aspecto oscuro del Holocausto, siguiendo el rastro de uno de los antagonistas más crueles de toda la historia alemana. Y esto resulta interesante en el sentido de poder analizar los hechos desde un punto de vista nuevo y apreciar Auschwitz en la piel misma del victimario, del villano. Otro ejemplo de esto es una de mis más recientes lecturas: El lector, de Bernhard Schlink.

El lector es una novela semi autobiográfica que narra la relación que sostiene Michael Berg, el protagonista, con Hanna Schmitz,  una mujer mucho mayor que él, de quien se enamora en su juventud y reaparecerá años más tarde para dar un giro importante a su vida.

Schlink divide el libro en tres partes: la primera, cuando un Michael joven, de quince años, conoce a Hanna, una atractiva mujer que vive en su mismo barrio. Con el paso de los días se entabla entre ellos una relación amorosa, y también amistosa. Lo que más los une son sus encuentros sexuales, amortiguados por las lecturas en voz alta de Michael, que Hanna le pide cada vez que él la visita. Este primer amor se hará muy fuerte, ya que lo marcará por el resto de su vida.

La segunda y tercera parte tienen lugar mucho tiempo después. Michael se dedicó al estudio de leyes, y fue en un juicio en el que el participaba como observador en el que el destino vuelve a poner en su camino a Hanna. Es acusada de un grave delito cometido en los años del Holocausto. Uno de sus antiguos trabajos consistió en formar parte del cuerpo de guardias en un campo de concentración. Un atroz acontecimiento tuvo lugar un día en que un grupo de judías cautivas eran trasladadas, falleciendo casi la totalidad de ellas. Hanna era una de las responsables de ese grupo de mujeres, junto a otras cuatro mujeres,  que también son juzgadas en dicho juicio. A partir de ese momento el pasado retorna inevitablemente a la vida de ambos. Sus caminos vuelven a cruzarse, y es grande la magnitud con que termina influyendo la historia de Hanna en el pasado, presente y futuro de Michael. Cualquier avance específico que haga de ahora en más resultaría delatador y constituiría, sin lugar a dudas, spoilers desafortunados para el lector potencial, así que cualquier detalle sólo lo encontrarán abriendo el libro de Schlink.

El lector es una buena oportunidad para acercarse a la humanidad de los personajes, especialmente la de Hanna. En ésta historia ella representa al victimario, pero no solo está ahí para ser juzgada, sino para poner en evidencia un aspecto muy significante. Redención es la palabra que usaría para describir la actitud posterior de Hanna una vez terminado el juicio. Es consciente del daño que hizo y hará lo que esté en sus manos para remendarlo. Schlink nos habla de los temores escondidos en el ser humano y el modo en que los enfrentamos. El saber que infligimos mal a otro ser humano y estar dispuestos a aceptar el castigo merecido.




El lector es un libro completamente reflexivo y catártico, tanto individual como colectivamente, en lo personal y en lo social. Podría intentar resumirlo diciendo que Schlink nos propone una trama guiada por un amor poco convencional, que tiene como trasfondo la historia de un odio sin fundamentos. Es un extenso poema de un amor que fue y que no fue.

Aunque la trama implique la historia de un primer amor que logra influir durante el resto de la vida de una persona, no resulta ser un libro romántico. Tampoco es un libro sobre las víctimas de Auschwitz y todo el morbo que, generalmente eso implica, aún cuando en muchos casos se recurra a la sutileza. Es mucho más que eso. Estos dos elementos sólo son parte del escenario en el que se desenvuelve un alma en busca de redención. El escenario y las circunstancias podrían ser diferentes, y esa búsqueda personal seguiría intacta, pero el autor eligió muy bien los ingredientes para atraer la curiosidad del lector. Hay un gran vacío existencial y caminos sin un rumbo claro, envueltos en  incertidumbre y divagaciones personales que muchas veces me recordaron a El extranjero, de Albert  Camus.

Por otro lado, la carga filosófica de la obra es importante. El autor se interroga sobre lo que se hizo y lo que no, y lo que debería haber sido, una suerte de To be or not to be. Indaga todo el tiempo, desde lo general hasta en el más mínimo detalle, es una máquina analizadora que no descansa. Busca el entendimiento, pero también está de lado de la justicia. Y he ahí el dilema del lector, que es conocedor de los hechos y sabe cosas que otros no, porque la historia le fue contada en tercera persona. Es dueño de un conocimiento que puede cambiar el rumbo de aquello, pero no puede intervenir. Es sólo un lector y debe permanecer al margen, porque los personajes son los deciden por ellos mismos y tienen la última palabra. 


Schlink es dueño de una pluma capaz de transformar simples palabras en una obra realmente muy significativa, que ha permitido considerarlo un clásico contemporáneo, tanto por su temática como por su estilo tan elocuente. Si lo que buscan es una lectura breve y fluída, pero que deleite la imaginación y nos hable de humanidad, encontraron el libro correcto.




"Pero el que huye no sólo se marcha de un lugar, sino que llega a otro"


MI CALIFICACIÓN


7 comentarios:

  1. Hola, Mary! Gracias por la reseña.
    La verdad es que me interesan mucho los libros con cierto contenido histórico (hice la mitad del profesorado en historia jaja)m y mas aún aquellos que tratan temas de la Segunda Guerra Mundial como los campos de concentración, y esta novela parece muy atractiva, no la conocía.
    La voy a tener en cuenta!
    (deja de agrandar mi lista de libros)

    ResponderEliminar
  2. Ese libro es uno de los más maravillosos que exisiten. Tanto por la historia en sí, que es brutal, como por los personajes. Llegas ha empeatizar con los dos, pero a la vez no entiendes sus motivaciones. La adaptación al cine también fue maravillosa. Este libro me lo deboré en dos días, fíjate si me gustó

    ResponderEliminar
  3. Hola Mary! Primero que nada muchas gracias por pasar por nuestro blog, ya te sigo!
    Me encanta la tapa de este libro, no sabia de su existencia pero lo que contas de la historia me llama muchísimo la atención, espero poder leerlo pronto :)
    un beso grande!

    ResponderEliminar
  4. Hola Mary! bueno por lo que decis en tu reseña este libro es muy interesante. Lo que mas me llama la atención es el giro que sufre en cuanto al comienzo y que sea un libro de busqueda personal más allá del contexto. Espero poder leerlo pronto, un beso! ^-^

    ResponderEliminar
  5. Hola ♥
    Amé la adaptación de este libro, y creo que me pasaría lo mismo, si leo el libro. Por el momento, sólo me quedo con esta reseña tan elocuente y precisa que has hecho. Pero espero leerlo más adelante, y si lo logro, hacer un reseña que le haga justicia.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  6. Mi mamá me había recomendado hace un montón una peli, y ahora me vengo a enterar que se esta inspirada en un libro. Después de leer tu reseña me quede con un montón de ganas de leerlo, espero conseguirlo. Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Mary :)
    No había escuchado de este libro, pero es probable que sea porque evito un poco los libros del holocausto. Sí me gustan pero termino sufriendo mucho, así que hago pausas. No puedo evitar sentir curiosidad por saber la historia de los personajes, en tu reseña hablas muy bien y lo expresas de tal forma que lo quiero leer. Felicidades por tan buena reseña. ¡Nos leemos!
    -Kelly Lopez

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...