Botones

miércoles, 15 de junio de 2016

Reseña: El arte de ser normal (Lisa Williamson)



Título: El arte de ser normal
Autor: Lisa Williamson
Publicación original: 2015
Editorial: Destino



Dos chicos. Dos secretos. Una amistad sincera.

David Piper ha sido siempre un rarito. Sus padres piensan que es gay y el matón del instituto lo considera un friki. Únicamente sus dos amigos saben la verdad: David quiere ser una chica.

El primer día en su nuevo instituto, Leo Denton sólo tiene un objetivo: pasar inadvertido. Pero en cuanto llega, llama la atención de la chica más linda de la clase. Y por si fuera poco, en una pelea sale en defensa de David, momento en el cual comienza a fraguarse su amistad.

Todo en sus vidas está a punto de cambiar porque
es muy difícil guardar secretos en el instituto.



¿Qué es ser normal?

Con origen en el término latino normalis, el concepto de normal se refiere a aquello que se encuentra en un estado al que se lo considera como natural. El término también se refiere a lo que actúa como regla, canon o modelo, y a lo que se ajusta, debido a su naturaleza, a preceptos establecidos con antelación.

En serio, ¿qué es ser normal? Ser normal es conformar a los demás, permitir que la sociedad funcione como una institución suprema fantasma imponiendo, de modo caprichoso, modelos ridículos e imposibles, de modo que dejemos nuestra realidad de lado para insertarnos en una gran mentira y, así homogeneizarnos y crear una gran masa sin identidad propia. Eso es ser normal. Lisa Williamson está muy acertada: es todo un arte. Actuar, interpretar, fingir, aparentar, disimular... El arte de ser normal nos trae un historia que intenta dejarnos una idea más clara de ese concepto. La armoniosa pluma de Williamson nos lleva de viaje a un universo LGBT que pocos autores han explorado en la literatura juvenil contemporánea: la transexualidad.

Nacer niño. Ser niña. Esta es la cruz que carga David Piper, por fuera un adolescente de catorce años, por dentro la niña secreta que guarda como un tesoro. Si se considera a esta desafortunada circunstancia un error biológico, una equivocación de la naturaleza, entonces no hay a quién culpar. Pero David Piper no puede asistir a clases con su vestido favorito, pintarse las uñas mutuamente con su mejor amiga o, lo más difícil, decirselo a sus padres. No puede lidiar con eso en base al prejuicio social que ello conlleva. Ni siquiera lo ha intentado. La sola idea de mostrarse al mundo tal cual es, lo atemoriza. Teme defraudar a sus seres queridos, sentirse rechazado por sus compañeros, teme la humillación.

Los únicos que conocen el secreto de David son, naturalmente, sus dos mejores amigos. Lo entienden, lo aceptan y lo apoyan, pero no es suficiente, David debe salir de su cascarón y nadie puede ayudarlo. La fórmula de la felicidad está dentro suyo. Y quien lo hará llegar a esta conclusión será una persona que llegará a su vida de manera eventual: Leo. Este personaje es un alumno que ha sido transferido recientemente a la escuela de David. Al principio se muestra reacio ante las invitaciones de David para unirse a su grupo, hasta que las circunstancias que se van dando en la historia, logran generar un vínculo muy especial entre ellos. Así como Williamson nos muestra por un lado, el arco de transformación de David de un modo natural y realista, con toda la crudeza que ello implica, por el otro nos regala la atrapante historia de Leo, quien trae muchas sorpresas bajo el brazo y logra dar el empujón definitivo a su nuevo amigo.




La fascinante habilidad con la que Williamson retrata la temática en su novela nos deja impresionados desde la primera página. Liberándose de la narración en tercera persona y generando una atmósfera intimista, incursiona en la problemática transexual juvenil usando la voz de David y Leo, quienes se turnan por capítulos para conmover al lector desde una primera persona dotada de sensibilidad, fragilidad y temores.

Un aspecto importante a tener en cuenta sobre El arte de ser normal, es que va más allá del prejuicio social y la discriminación que viven nuestros personajes, al igual que miles y miles de personas en el mundo real. Es necesario destacar la problemática complementaria que sufre una persona transexual. Más allá de sentirse atraídos por personas del mismo género, la realidad es que deben lidiar con un cuerpo en el que no se sienten cómodos, un cuerpo que les resulta un estorbo, porque claramente no va con ellos y no logra transmitir al mundo su verdadera identidad. Porque digan lo que digan, no somos células ni ADN ni cromosomas, somos personas con sentimientos e ideas propias, con derecho a mostrarlas al mundo siempre y cuando no produzcan ningún daño en el prójimo. Entonces ¿cuál es el daño que produce alguien que luce de manera opuesta al género que indica su partida de nacimiento?.

El arte de ser normal es una historia plagada de emociones y realismo, la crudeza de su temática es tratada con tintes de sutileza, lo que permite preparar el terreno marginado para la entrada de nuevos aires dispuestos a cuestionar la verdad de la diversidad y encontrar en el relato de Williamson la palabra de un amigo en quien confiar para aquellos que viven excluidos de ese espejismo que significa la normalidad.




"Los volcanes son impredecibles (...) Entran en erupción. Necesitamos trabajar para que el que lleves dentro permanezca inactivo o, por lo menos, tratar de que cause la menor destrucción posible".




MI CALIFICACIÓN



¡Gracias editorial Planeta por el ejemplar!


1 comentario:

  1. Hola, hermosa ♥
    Le tengo muchas pero muuuchas ganas a este libro y tu reseña me encantó, solo me gustaría tener tiempo para leerlo =(

    Odio mi vida, je

    Te quiero

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...